La característica esencial de este trastorno es la presencia de pensamientos obsesivos o actos compulsivos recurrentes. Los pensamientos obsesivos son ideas, imágenes o impulsos mentales que irrumpen una y otra vez en la actividad mental de la persona, de una forma estereotipada. Suelen ser siempre desagradables y quien los padece suele intentar, resistirse a ellos, sin éxito habitualmente. Son, percibidos como pensamientos propios, a pesar de que son involuntarios y a menudo repulsivos. 


Los actos o rituales compulsivos son formas de conducta estereotipadas que se repiten una, Para la persona que lo vive tienen la función de prevenir que tenga lugar algún hecho. Suele tratarse de rituales para conjurar el que uno mismo reciba daño de alguien o se lo pueda producir a otros.


Casi siempre está presente un cierto grado de ansiedad. El comienzo se sitúa habitualmente en la infancia o al principio de la vida adulta. 


En muchos casos este trastorno requiere de una intervención conjunta de terapia psicológica y farmacológica. 

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted