Existe mucha información no clara ni exacta sobre la Hipnosis Clínica y Regresiva por lo que os acerco este artículo publicado  por un gran compañero de profesión Ismael Dorado Urbistondo experto en este tema y al que yo además de admirar le tengo un especial cariño ya que fui su primera alumna del Prácticum de Psicología y mi primera exposición real ante la profesión. Ismael Dorado ha tenido la gentileza de permitirme que os ilustre con su artículo publicado                         en  Revista Tecnoyciencia  www.tecnoyciencia.com


                                                 HIPNOSIS CLÍNICA Y REGRESIVA 

                                                    por Ismael Dorado Urbistondo

          La Hipnosis es un método terapéutico rodeado siempre de un halo de misterio que no hace en ocasiones más que perjudicar al que lo utiliza de forma seria y rigurosa, además de al propio paciente que en ocasiones busca una solución milagrosa a sus problemas.


            Si atendemos a la definición que nos proporciona sobre la Hipnosis laAmerican Psychological Association y la British Psychological Society,comprobaremos que“es un procedimiento de intervención basado en técnicas de sugestión. Así, se trata de que el terapeuta o hipnotizador, utilizando diferentes tipos de sugestiones, ayude a la persona o paciente a generar en su imaginación la experiencia problema, así como a detectar las emociones, los pensamientos, reacciones fisiológicas, etc., asociados a dicha experiencia con el objetivo de influir en la percepción, los sentimientos, pensamientos y comportamientos y facilitar el cambio”.


         La hipnosis clínica nada tiene que ver con los espectáculos circenses que podemos contemplar en locales de ocio. La Hipnosis como método de intervención debe realizarse por profesionales formados adecuadamente y por encima de todo, en contextos terapéuticos dotados de un motivo consistente, no debiendo realizarse por “modas, espectacularidad o curiosidad”.


            Siguiendo a Capafons (1998), la Hipnosis está siempre rodeada de falsos mitos o creencias erróneas que provocan tanto ilusiones desmedidas en su resultado como rechazo sin ningún fundamento salvo el miedo. Algunos de los mitos más comunes son:


  • Mito 1: La hipnosis no pertenece al campo de la psicología científica. Quienes la practican suelen ser charlatanes, curanderos u hombres del espectáculo. Las personas que mejoran con ella, son crédulos, ignorantes y "dependientes". Esto es falso porque múltiples personalidades de la psicología la han utilizado y estudiado, valga como ejemplo Wundt, James, Paulov o Eysenck, así como está avalada por diferentes sociedades científicas y se enseña en distintas universidades de EE.UU, Canadá, Australia, Alemania, Gran Bretaña, España...
  • Mito 2: La hipnosis puede dejar a la persona "enganchada" en un trance, de forma que, al no poder "salir del estado hipnótico", quedaría mermada en su volición o devendría en un demente. La evidencia empírica ha demostrado que esta creencia no es cierta (Hilgard, 1991; Kirsch, 1993; Sarbin & Coe, 1972; Spanos & Barber, 1976), aunque es cierto que algunas personas pueden tener más dificultad que otras para salir del estado de hipnosis, lo que es similar a lo que se encuentra en relación con otras técnicas como la relajación (Lynn, Martin & Frauman, 1996).
  • Mito 3: La hipnosis puede explicitar o agravar psicopatologías "latentes" de la persona. Incluso puede desarrollar alteraciones psíquicas en los individuos sanos. Los individuos con problemas psicopatológicos, puede empeorar con la hipnosis. No existe evidencia empírica que demuestre que la hipnosis provoque efectos colaterales negativos.
  • Mito 4: La hipnosis provoca un "estado" similar al del sueño, en el que la persona muestra unas características especiales. Si no se alcanzan tales características, la persona no está hipnotizada. Sólo se puede estar en esa situación especial, si se ha recibido un método de inducción hipnótica.En realidad, no tiene porqué ocurrir nada "especial" o "espectacular" en la reacción de una persona hipnotizada. En todo caso, todo esto depende de la propia persona, de sus expectativas y creencias en relación con la hipnosis.
  • Mito 5: La hipnosis elimina y anula el control voluntario de la persona. Ésta deviene en un autómata en manos del hipnotizador, por lo que puede cometer actos delictivos, antisociales, inmorales o que le llevan al ridículo social. Si bien es cierto que bajo hipnosis se actúa de forma automática, esto no quiere decir que se actúe de manera "descontrolada" o involuntaria. En realidad, la persona no pierde nunca su capacidad de decisión o volitiva.
  • Mito 6: La hipnosis provoca reacciones inusuales, excepcionales y cuasi mágicas en las personas. Esto es falso. Lo que en realidad ocurre es que las personas pueden experimentar diferentes tipos de reacciones "hipnóticas" –motoras, sensorio-fisiológicas y cognitivo-perceptivas-, aunque de nuevo, si bien estas respuestas se relacionan con el automatismo (involuntariedad percibida), también es cierto que su activación y finalización corresponde a la voluntad de la persona.
  • Mito 7: La hipnosis es una terapia (hipnoterapia), sumamente útil, rápida y eficaz, que no exige ningún esfuerzo por parte del cliente para cambiar de comportamiento. Sólo las personas muy susceptibles, sin embargo, pueden beneficiarse de ella. En primer lugar, la hipnosis no es una terapia psicológica, sino una técnica coadyuvante a otras intervenciones potenciando su eficacia, pero esto no quiere decir que la persona no tenga que esforzarse para cambiar.

          Dentro de la Hipnosis encontramos una rama de la Hipnosis Clínica que levanta infinidad de detractores y seguidores en controversia permanente denominada Hipnosis Regresiva. Dicha especialidad emplea la técnica hipnótica, para acceder a situaciones conflictivas del pasado que están sepultadas en el inconsciente, y que son rescatadas por la hipnosis, para que sean revividas, y se pierda así su carga emotiva negativa.  

Esta rama de la hipnosis, surge en los albores del la llamada “New Age”, y se utiliza para el tratamiento de determinados trastornos psicológicos. Uno de los pioneros en esta disciplina, es el Dr. Brian Weiss, quien pasó de ser un reconocido psiquiatra, a entusiasta de la terapia regresiva.

            Consiste en una técnica de relajación profunda, que permite al sujeto, acceder al inconsciente, llegando así al origen del problema. Este estado a diferencia del sueño, es intermedio, donde el individuo puede escuchar todo lo que se dice alrededor, y está muy proclive a la sugestión externa, o estimulación de alguna clase. El hipnotizado imagina de forma agradable e inofensiva, aquellas situaciones que lo afectan. Como en la terapia psicoanalítica, al entrar en contacto con las razones que provocan el conflicto, el sujeto puede comprender los motivos por los cuales dicho conflicto lo afecta, y sus efectos desaparecen.

            Esta terapia sirve para cambiar actitudes, comportamientos, e incluso creencias arraigadas, que condicionan nuestro desempeño. La regresión, permite revivir la carga emocional no resuelta de los hechos significativos del pasado, y a la luz de la nueva interpretación, superarla. Su aplicación es principalmente para controlar enfermedades psicosomáticas, adicciones, fobias, angustia y ansiedad.

            Esta técnica tiene también una fuerte controversia en vigor cuando se afirma que por medio de ella se puede llegar al conocimiento de vidas pasadas o dicho de otra forma,    recuperar recuerdos de las vidas anteriores a modo de reencarnación, que en ocasiones no dejan de ser recuerdos inducidos por el propio terapeuta en un ánimo de llegar más allá de donde la disciplina científica permite o en la labor de pseudo profesionales que buscan más un carácter esotérico que terapéutico. 


Referencias bibliográficas;

Capafons, A. (1998). Hipnosis clínica: una visión cognitivo-comportamental.  Papeles del Psicólogo, 69, 71-88.

Capafons, A. y Mazzoni, G. (2005). ¿Es lo peligroso de la hipnosis el hipnoterapeuta?: Hipnosis y falsos recuerdos. Papeles del Psicólogo, 25, 27-38.

González-Ordi, H. & Miguel Tobal, J.J. (1993). Aplicación de las técnicas de hipnosis en el ámbito de la modificación de conducta. Informacióm Psicológica, 53, 41-51.

González-Ordi, H. (2001). La hipnosis: mitos y realidades. Málaga: Aljibe, S.L.

Miguel Tobal, J. J. y González Ordi, H. (1988). La analgesia hipnótica: un análisis de las principales aportaciones experimentales y clínicas de la hipnosis al tratamiento psicológico del dolor. Revista Española de Terapia del Comportamiento, 6(3), 251-270.

 

Contacto con Ismael Dorado Urbistondo a través de:

web.- www.centroismaeldorado.com

info@centroismaeldorado.com

Facebook   www.facebook.com/centroismaeldorado

Twitter.- @ismaeldoradoPS

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted