Tocado, ¿y ahora qué?

12 de Marzo de 2015

     Cuando se rompe una relación de pareja, amistad o familiar, cuando fallece un ser querido, nos sentimos mal .¿Por qué? porque tenemos que aprender a vivir sin esa otra persona de la que nos hemos alejado o perdido y encontrar el significado de esa pérdida. Esta situación no solo nos afecta a nosotros sino también al entorno social, laboral, familiar e hijos.

     Nos acuden sentimientos que nos hacen sufrir, es lo que se conoce como duelo.. Hay que pasarlo y la mejor manera es aprender a sentir estos sentimientos, analizarlos y trabajarlos, bien solos o con ayuda de un profesional.

     El duelo en niños se elabora de manera similar al que hace el adulto. Con menores es importante hacerles entender que, en caso de muerte, esta es irreversible, en otros casos como separación de padres normalizar la situación, no mentirles, tampoco hacerles falsas promesas. Dependiendo como se elabore el duelo puede ocasionar daños a nivel psicológico que pueden agravarse en la vida adulta. Por ello siempre es aconsejable consultar con un profesional para que facilite a los padres pautas saludables y que estos las sigan (las pautas funcionan SI pero si se hacen como se dictan).

     Doug Manning: "El duelo es tan natural como llorar cuando te lastimas, dormir cuando estas cansado, comer cuando tienes hambre, estornudar cuando te pica la nariz. Es la manera en que la naturaleza sana un corazón roto".